SOMOS
EDICIONES
 
PUBLICIDAD
   

Subscripción

Empresas exitosas

Contacto

Agenda

 

uscar  

 
     Análisis    

       
La mala jugada de JP Morgan al apostar por la Superliga Europea
 

Si bien es cierto son tiempos de ajustes en las empresas y economías, son tiempos en los cuales también se deben hacer jugadas con máxima cautela.

El aviso de la creación de una Superliga Europea en medio de las amenazas de la FIFA

 

El anuncio del nacimiento de la Superliga europea removió los cimientos del fútbol mundial. Pero, ¿cómo estaba pensada esta nueva competición? 

El formato de la nueva competición anunciada es el de 20 participantes: los quince fundadores más cinco equipos que se clasificarán anualmente en función de su rendimiento. Los partidos se jugarán entre semana para respetar a las respectivas ligas nacionales y la primera edición se iniciaría el próximo mes de agosto.

Los equipos estarán divididos en dos grupos de diez y disputarán partidos de ida y vuelta. Los tres primeros de cada grupo se clasificarán automáticamente para los cuartos de final, mientras que los que acaben en cuarta y quinta posición jugarán un playoff adicional a doble partido. La final será en mayo en una sede neutral.

Los planes de la Superliga eran comenzar con el formato para el fútbol masculino y ayudar "al avance y desarrollo del fútbol femenino", iniciando también la competición "tan pronto como sea posible".

Quien la financiaría?

El banco estadounidense JPMorgan anunció que ha financiado el proyecto de la Superliga europea de fútbol, impulsada por 12 de los clubs más poderosos del mundo.

“Puedo confirmar que nosotros financiamos la operación”, dijo en un corre electrónico un portavoz del banco en Londres, aunque sin hacer más comentarios al respecto.

Según algunas informaciones, el banco estadounidense JP Morgan Chase se habría comprometido a financiar el proyecto junto a Key Capital, sociedad vinculada a Borja Prado, colaborador habitual de Florentino. Key Capital ofrecería unos ingresos asegurados a los clube de la Superliga de en torno a 3.600 millones de euros. El nexo de unión entre Key Capital y el Real Madrid es Borja Prado, directivo, accionista de la firma y amigo personal de Florentino.

Las reacciones no se hicieron esperar

¿Quién estaría a favor y en contra de esta nueva competición? La Superliga, presidida por Florentino Pérez, en primera instancia tenía como equipos fundadores al FC Barcelona, al Real Madrid, al Atlético, al Manchester United, al Manchester City, al Chelsea, al Liverpool, al Tottenham, al Arsenal, al Milan, al Inter y al Juventus.

Por contra, los equipos alemanes, como el Bayern de Munich, y franceses, como el París Saint Germain, se oponían.

La propia UEFA, la Federación Inglesa de Fútbol, la Premier League, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), LaLiga, la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) y la Serie A advirtieron de que llevarán a cabo todas las medidas a su alcance, tanto a nivel judicial como deportivo, para evitar que la Superliga europea salga adelante, según un comunicado emitido ayer.

También hacian hincapié en que los clubes implicados no podrían jugar en ninguna otra competición a nivel nacional, europeo o mundial (pese a que los equipos que disputarán la Superliga prevén jugar competiciones nacionales), así como que sus jugadores "podrían verse privados" de ir convocados con sus selecciones. "El fútbol se basa en competiciones abiertas y en el mérito deportivo; no puede ser de otra manera", apuntan. La FIFA, organizadora de la Copa del Mundo, ha rechazado la iniciativa pero no ha hecho referencia al veto a los jugadores que compitan en estos equipos, como sí hizo la semana pasada.

Los primeros efectos y la caída de la propuesta

Para el fútbol inglés y en las últimas horas, se acabó el proyecto. Todos los clubes ingleses, los seis que firmaron el acuerdo de la nueva competición, reculan ante la furia de sus propios aficionados y se han desligado de la Superliga. Manchester City, Manchester United, Liverpool, Chelsea, Arsenal y Tottenham se bajan del barco.

El Manchester City lo anunció el primero de forma oficial: "El Manchester City Football Club puede confirmar que ha iniciado formalmente los procedimientos para retirarse del grupo que desarrolla planes para una Superliga europea". Con apenas dos días de vida, la Superliga europea se derrumba. El equipo que dirige Pep Guardiola es el primero que se retira del proyecto que ha confrontado a doce de los clubes más poderosos de Europa con el resto del fútbol europeo y mundial.

Y por la noche llegó la cascada de comunicados del resto de clubes, que también han iniciado los procedimientos para salirse de ese grupo de clubes que hace tan sólo 48 horas comunicaron su decisión de iniciar una nueva Superliga europea. La afición del Chelsea había acudido a los alrededores de Stamford Bridge para evitar que el autobús del equipo llegase al estadio como medida de protesta, pero al conocer por redes sociales la decisión del club de salirse de la Superliga se ha producido una reacción festiva y de alegría.

En las últimas horas los clubes italianos Inter y Milan se retiran de la propuesta, quedando solamente la Juventus.

Entonces cabe hacerse la pregunta, ¿fue una buena decisión apostar por financiar la creación de una Super Liga, cuando no se había preveído la reacción del sistema futbol?

¿Está pudiendo más elementos como la pasión, la lealtad y muchos aspectos no monetarios por sobre las utilidades y las ganancias?

Al parecer así es, sin duda un acontecimiento que no podrá pasarse por alto, y por cierto, digno de estudio.

 

Departamento de Estudios Revista El Empresario

 
 
 
   
 
Somos Cobertura Políticas de Privacidad  
Colaboradores Tecnología Contacto
Empresas